jueves, 11 de enero de 2018

Japanese Club, entre neones y sushi

Feliz año a todos. Vuelta a la rutina con esos buenos propósitos. Sí, seguro que perder kilos está entre ellos, pero no os voy a decir nada que después me llamáis pesado.

Mejor os cuento lo bien que se come en Japanese Club, un japonés en pleno barrio Salamanca. Luces de neón, mucho dorado y unos platos de lo más suculentos, así se presenta este japonés.










Empezamos con una tempura de gambas a la que siguió tataki de buey de morirse en el sitio. Estaba requetebueno, me quedo con este plato, no necesito probar más. Quizás el sésamo tostado que hacía un pequeño guiño al toque crujiente, o ese suave aceite que lo hacía más jugoso, no sé.








Ensalada de salmón marinado, nos va al pelo ahora después de las navidades. Plato completo y de lo más fresco. Unas buenas piezas de sushi y unos niguiris donde el de salmón con huevas pinta como el favorito.
Ojo a la sorpresa de los baos (de los que no soy muy fan, pero que hay que probar). Estos son de mollejas, y a pesar de no ser una persona muy puesta en la casquería, estos baos muy muy apetecibles, sabrosos y crujientes.




Finalizamos con un postre. Rollito de plátano con Nutella y helado. Un postre que estaba bien pero sin nada que objetar.

Situado en C/ Juan Bravo 11, Madrid  

No hay comentarios:

Publicar un comentario