lunes, 17 de abril de 2017

Pim Pam, platos de toda la vida

Es agradable ir a un restaurante y comerte unas lentejas por ejemplo. Parece ser que este tipo de platos se ha perdido entre los restaurantes habituales y no salen de la típica casa de comidas con menú de 10€.

Pues en Pim Pam pasa algo así. Una ensaladilla rusa, cecina de León, unas fresas con nata e incluso las banderillas o "toreras" de toda la vida. Me encantan estos sitios que recurren a ese tipo de platos que muchas veces caen en el olvido por tenerlos "demasiado presentes" en nuestras vida, y nada más lejos de la realidad, y sino, ¿cuándo fue la última vez que te comiste unas lentejas en un restaurante?














Está situado muy cerca de la Glorieta de Bilbao, concretamente en un edificio madrileño donde los haya. Lugar agradable dividido en 2 zonas (y parte donde montar un evento). El rey es el ladrillo y en el suelo el protagonista el hormigón. Si me quedo con un plato, estos son los canelones de faisán y foie de los que no tengo foto por 2 razones (no os voy a engañar), y es que volaron nada más ponerlos en el plato y segundo no eran nada fotografiables realmente.

Para rematar unas fresas con queso mascarpone de quitarte el sentido aunque menos mal que fue para compartir. Aún así en mi cabeza me autoconvencía de que era muy saludable, ¡lleva fruta!

miércoles, 29 de marzo de 2017

Casa Hortensia, ¡ole tu merluza!

Este año me he propuesto visitar muchas casas de comida, concretamente las de las diferentes comunidades autónomas de España. A mi es que un plato de cuchara y un mantel rosáceo me encanta. Y si como decoración tienen algo así como un calendario de alguna tía en pelotas o la bufanda de su equipo de futbol, mejor que mejor. Quizás eso sea más de lo que llamo yo "grasobares", porque en las casas de comidas eso no se estila. Lo que sí se estila es llamarte por el nombre y que los camareros lleven camisa blanca impoluta y pantalón negro.

Casa Hortensia, un sitio donde te ponen una rosca de pan para ti sólo que bien podría comer una familia de 4 personas. Casa Hortensia, ese sitio donde te ponen vino de la casa para que te aburras.






Casa Hortensia está sitiada en la casa de Asturias, donde encontrar mesa sin reservar es tarea imposible y es que se pone hasta la bandera, y más en fines de semana. Pero quien no llora no mama, así que si queréis probarlo, hay que mojarse el culo.

Las fabes con almejas son muy top, una sopa de cocido con fideo fino (¡ay lo que lo he echado de menos!) y para remate la merluza rebozada. Me atrevo a decir que es de las mejores de Madrid. Cuidado con la ración porque puedes salir a 4 patas.
Recomendable al 100%, ahora a seguir buscando nuevas casas tan buenas y ricas como esta. 

miércoles, 22 de marzo de 2017

Okafú, Betanzos de verdad

Hoy miércoles me pongo a echar la vista atrás y es que hace ya un tiempo que su tortilla me enamoró. Y no hablo de la de Taberna Pedraza, que con todos mis respetos, y con un buen bagaje en tortillas (la desayuno a diario), me decepcionó un poco, pero eso es agua de otro costal.

Okafú, un sitio gallego de confianza y de referencia en Madrid. Y mira que es difícil poner confianza y gallego en la misma frase, pero este sitio es especial, su caldo gallego es especial, su pulpo es especial y su tortilla (de Betanzos) es muy especial.








No pasar por alto los taquitos de Croca (una gallega muy especial que come hierba y hace "muuu"). La tortilla está cortada perfectamente fina y frita como es la de Betanzos, nada de cortarla en cuadraditos. Si me faltó algo por ponerle un pero, es el raxo del que también soy bastante forofo, pero estoy yo como para pedir con todas las exquisiteces que allí sirven, aún así, si me están leyendo, por favor que apunten la sugerencia.

Sitio para repetir muy pronto, ¿quién se apunta?

viernes, 10 de marzo de 2017

Elektra, un lugar acogedor 24/7

Tiene escasamente un par de meses largos de vida, y Elektra se posiciona en Chamberí como un lugar acogedor, agradable, cómodo y que abre de 8 de la mañana hasta más de media noche.
Perfecto para ir a trabajar, hacer brunch, irte de merienda o afterwork...es como el típico amigo que lo llamas y siempre está disponible, ¡una maravilla!

Digo lo de acogedor, porque no es excesivamente grande, tiene unos sofás y unas estanterías que te recuerdan a casa, una mesa para compartir donde poder escribir, y la parte de abajo esconde unos rincones donde mi punto de vista, se pueden hacer muchas muchas cosas, es decir, yo me marcaría ahí unas masterclass de nutrición y tan feliz.












Los fogones están bajo la tutela de Emilio Salas, para mi un tio (con todo el cariño Emilio) innovador, muy currante y que le flipa su trabajo. Prueba de ello todo lo que pudimos degustar ese día. Maneja el tema verduras a la perfección, las hace divertidas y vistosas metiéndole semillas, frutos secos o especias para que sean coloridas y por supuesto de lo más sabrosas. Tienen una buena variedad de platos vegetarianos e incluso veganos, cosa que se agradece porque amplia horquilla para todos los públicos. 

Me quedo con sus judías. Un plato que aparentemente puede ser aburrido, hasta que notas el toque crujiente de los frutos secos. Atentos a las ensaladas porque aquí Emilio les ha dado una vuelta de tuerca y les ha metido hasta cereales.












Un steak tartar con curry y helado de pepino diferente, un risotto con parmesano o unos postres vistosos los cuales da pena comerlo.
He ido otro día a desayunar, y de lo más equilibrados sus desayunos, y lo que más me gusta, buena oferta de panes.

La verdad que es un sitio para repetir a distintas horas del día porque sinceramente no defrauda al igual que nunca baja la guardia. Siguiente paso, ir a probar el brunch. Y deseando que pronto abran la terraza, ¡Carmena, el sol ya está aquí!

lunes, 27 de febrero de 2017

Dstage, ¡trampa-al-ojo!

Hace ya un año que Juan y yo fuimos a Dstage para darnos un homenaje al cuerpo. Y es que la verdad nunca he tenido la oportunidad de publicarlo en el blog, llevaba en la nevera mucho tiempo, pero es el momento de sacarlo ya que mi colega Luis me contó el otro día lo que le había gustado.

Dstage, ¡qué decir que no se haya dicho! Para mi uno de mis restaurantes de referencia junto con Horcher (sé que es comparar a un hipster con un pijo, pero me gustan cada uno en su estilo). Y es que la situación, el lugar, la pompa que envuelve la experiencia y por supuesto los bocados que allí se disfrutan hacen que sea un lugar de referencia.




Empezamos degustando unas zamburiñas mientras controlábamos la emoción de estar allí y aposentábamos nuestros culos en los sofás de la entrada. "Pueden pasar, Diego les está esperando". Ojos como platos listos para aprender.












Tras unos minutos deleitándonos con el director de la orquesta, empezamos con los primeros platos una cantinela de contrastes y emociones. Quizás usar adjetivos tan comunes como "bueno, rico, y exquisito" se quedan pequeños para definir estos platos, pero la sorpresa por parte de los mismos, no me deja definirlos de otra manera.

El atún con un falso wasabi a base de foie era de deshacerse en la boca, el pulpo a la llama o los sorprendentes raviolis de alubias de Tolosa...quizás el plato más conocido por ser lo que no es, y es que lo que parecen alubias es morcilla. Un trampantojo en toda regla.








Como platos fuertes, la merluza con sagu ibérico. Una cocción sublime del pescado que se presenta como una competencia directa de la merluza de Alabaster. Una carne cocinada a baja temperatura durante muchas horas y con toques ahumados...los caldos que acompañan a los platos son de 10, que se me ha olvidado reserñarlos en la primera parte.








¡Ay las hojas de cáctus! Frescor para la boca y romper con la cena para comenzar con los postres. El falso maiz que venía a ser algodón de azúcar o el ajo morado otro de sus clásicos, se suma a la lista de los trampantojos.

Fin del último acto y de la función. Una gran función que acabó con aplausos por parte de nuestros paladares. Espero volver muy muy pronto. Gracias Diego.

jueves, 23 de febrero de 2017

Picsa, la cuadratura del círculo

Mira que las he comido veces (vivo muy cerca), pero nunca lo he llegado a publicar en el blog, y es que realmente lo que destaca de Picsa para mi, no son la calidad de sus pizzas, sino la amplia variedad y el mix de ingredientes en las mismas. Me sorprende que metan trompetas de la muerte, chorizo criollo o berenjenas y el resultado sea muy bueno.




Sé que no es una novedad en el barrio de Chamberí, pero es importante reseñarlo. Si quieres pizzas diferentes, sorprendentes y ricas, no dejes de ir a Picsa. Y por cierto, ya sé porqué nunca lo he publicado, y es que realmente Deliveroo son los que me las traen a casa, ¡ay, bendito Deliveroo!

viernes, 17 de febrero de 2017

Portada de Rocio Crusset, Women's Heath

No es que salga yo este mes en la revista Women's Health, no (pero porque no me quedan bien los bikinis, no por otra cosa).
Bromas aparte, me hace mucha ilusión compartir con vosotros el trabajo bien hecho, y es que este mes de marzo, mi paciente Rocío, es portada de la revista Women's Health.




Esto es un trabajo en equipo, y sobre todo el buen trabajo que hace ella. Lo disciplinada que es, la rutina que lleva a cabo y lo mejor de todo, que se puede exceder algún día (que lo sé yo), y no pasa nada. ¡Te felicito colegui!

jueves, 9 de febrero de 2017

Nubes, comer entre algodones

Si hay algo que gane a la decoración interna de un restaurante, es la parte externa. Quizás esta no sea la mejor foto, pero las vistas desde Nubes, el nuevo restaurante de El Corte Inglés de Castellana, no tienen desperdicio. Y haciendo alusión a su nombre, el restaurante está en las nubes. Un espacio abierto, luminoso, con unos buenos ventanales hacen de un lugar cálido y agradable donde llevar a tus padres.








La carta cuenta con buenas verduras de Huerta de Carabaña, y un surtido jugoso de platos de carne donde no falta el steak tartar entre otros. A mi me gustó mucho una especie de risotto con boletus y parmesano. Como punto a favor, los cócteles. Quizás aparte de ir a comer, se puede ir a degustar y pasar la tarde en su inmensa barra cuajada de destilados y demás mezcolanzas. Fruto de ello puedes disfrutar de un bloody Mary mientras te envuelves de la decoración de Pascua Ortega, que por cierto tiene un bodegón/lámpara central de cacharros de cocina que ya lo querría yo para mi casa. 

jueves, 2 de febrero de 2017

Sasha Boom, ¡vuelve la fusión!

Acabé el año yendo a este restaurante que no conocía, y prácticamente he empezado el año repitiendo, y es que Sasha Boom me parece un buen sitio para ir y repetir. Es cocina de fusión con base asiático peruana remasterizado. Lo mejor de todo, es que mezclan ingredientes imposibles y aún así les sale bien porque ninguno se enmascara. Esto es como ponerte pantalón de cuadros, camisa de rayas y jersey de lunares, todo de diferentes colores y que encima te salga bien.












Me quedo con su ceviche de leche de tigre que lo bordan a la perfección. Sí, ceviche, otro más, pero este no tiene desperdicio. La pizzeta libanesa con queso Halloumi me flipó porque siempre lo había tomado en ensalada. Ojo que los bao de cangrejo están bastante bien, y mira que soy muy poco amigo de los bao porque me parece algo simplón.

Tienen un buen manejo de los frutos secos (los usan en la mayoría de los platos) y es que desde el punto de vista nutricional eso es un plus. Como aplauso personal, bravo por el cilantro, porque me gusta y le da un toque al plato.








Unos buenos dumplings con una salsa (creo recordar de cangrejo) que estaba bien espesa y sabrosa, para meter una pajita ahí y absorber todo el plato. El plato de solomillo con verduras al estilo vietnamita muy bueno y grandiosa la carne, y si me tengo que decantar en esto, el arroz a banda de pato, fue un "buah", no sé si por el arroz verde, o la salsa alioli que llevaba...y bravo por meter nabo a un plato, ese gran olvidado.






En cuanto a los postres, siento mucho decir que me quedo con los monchis caseros. Sacaron un gran surtido de helados sorprendentes, o picarones peruanos que vienen a ser unos buñuelos para mi gusto un poco "bomba de relojería", pero me decanto por los monchis, me dejaron flipado.

Quizás debería reseñar los mejillones que los probé la vez anterior y que me gustaron, sobre todo por ese toque picante. Y poco más que añadir, si queréis un restaurante con sorpresas (y buenos cócteles) y un extra de especias bien puestas, Sasha Boom te está esperando, eso sí, con tiempo para disfrutar, que no es un restaurante de ventilarlo en una hora.

viernes, 27 de enero de 2017

Combina bien los alimentos, ¡con cabeza!

Cuando estoy con mis pacientes, les digo que comparen la alimentación con otras cosas y así nos resultará más fácil aprender. Por ejemplo, si lo comparamos con la moda, lo normal es ponerse una camiseta y un pantalón, que viene a ser, una verdura con un pescado. Lo que nunca se nos ocurriría es tomarnos un pescado y una carne (2 segundos) al igual que nunca nos pondríamos una falda y un pantalón, es decir, no debemos comer 2 proteínas a la vez. Vale, hay de todo tipo de gente, gente que mezcla rayas con cuadros y se pone un tiesto en la cabeza, pero eso es para gente muy PRO.

¿Y por qué os cuento yo todo esto? Tan sencillo como que haciendo una buena combinación de alimentos, podremos tener una buena absorción de los nutrientes, controlar el peso y organizar nuestras comidas. Y sí, esto hay que hacerlo en casa,  en la oficina o en casa con amigos, y de ahí que Deliveroo tenga una amplia gama de opciones saludables que puedes (y debes) pedir ya que #DeliverooIsTheNewDiet

Por ejemplo, seguro que habéis escuchado muchas veces lo de "después de las lentejas, un buen zumo de naranja". Vuestra madre no va desencaminada, y es que de esta manera absorbemos mejor el hierro de las lentejas.




Otra cosa interesante es el tema de los hidratos de carbono por la noche, pero es por una razón concreta. Eso de no tomar pasta por la noche, o un arroz, tiene su lógica. Los hidratos de carbono (como el arroz, la pasta, la patata, el pan, las legumbres...) son de absorción lenta, es decir, la energía que nos aportan se va dosificando poco a poco. Nosotros a las 10 de la noche no necesitamos energía porque nos vamos a dormir, por lo que es un poco ilógico tomárnoslos a esas horas, es mejor a mediodía para que nos proporcionen la energía que necesitamos para el resto del día.
Y de energía también quería hacer un apunte, según la combinación de los alimentos, podremos aumentar más nuestra energía.

Otro tema interesante es el añadir grasa. Por ejemplo, si vamos a hacer un salmón a la plancha, ¿por qué le ponemos aceite a la sartén? El salmón es un pescado graso (pescado azul) que un buen contenido en grasa por lo que no necesitamos un aporte extra. Lo mismo ocurre con la carne, por lo que la combinación de proteína + grasa no es recomendable.

Y si ya nos ponemos tiquismiquis, la combinación de proteínas + hidratos puede alterar nuestras digestiones, simplemente por alcalinidad (unos necesitan un pH más ácido y los otros más básicos), por lo que los macarrones con carne puede hacernos que tengamos una digestión más pesada, pero oye, como digo muchas veces, ¡también hay que disfrutar!
Os doy unos consejos que conté para todos los usuarios de Deliveroo en sus RRSS el otro días:
1- Come 5 veces al día (Deliveroo te permite pedir desayuno, comida, merienda, cena...no hay escapatoria)
2- Variedad en los alimentos (y es que desde legumbres, pescado, hasta unos huevos Deliveroo te lo llevará)
3- El tiempo que te ahorras en cocinas pidiendo Deliveroo, dedícalo a hacer deporte.

Si queréis estar al loro y necesitáis ayuda en el tema de combinaciones de platos y elección de los mismos a la hora de pedir Deliveroo, aquí un servidor os echará un cable, y estad atentos a los consultorios Healthy que hacemos todos los meses en Instagram.
Por cierto, dato para los nuevos. Con el código COMIENDOSANO, 5€ de descuento. Y ya para acabar, hasta el 29 de enero tienes una selección de restaurantes Healthy con envío de sólo 1€.

viernes, 13 de enero de 2017

Dingo, porque América no es sólo hamburguesas

Tenemos chica nueva en la oficina. O lo que es lo mismo, nuevo local. Dingo se presenta en Madrid como restaurante americano que huye de las hamburguesas y alimentos yankees tan grasientos pero a la vez tan deseados por otros. Yo sintiéndolo mucho, los americanos no me conquistan con un perrito y un batido de vainilla, no, pero con esto que presentan en Dingo, igual me lo pienso.

Situado en pleno Barrio Salamanca, no tiene ninguna pretensión arquitectónica al más puro estilo Trump de dorados y brilli brilli. Butacas de piel y mesas redondas de madera que bien nos recuerdan a un bistro francés.








Lo más característico (y fotografiable como no), son estas patas de cangrejo de Alaska que las ponen tal cual las toman en América. Me recuerda mucho a los restaurantes del Upper West Side de NYC donde los neoyorkinos más pijos se toman las ostras sobre una cama de hielo en una bandeja metálica, o sin ir más lejos, al famoso Balthazar (incluso en cierto modo a la decoración). Vamos, igualito que en Galicia.
En salmón con verduras perfectamente cocinado y como no, su famosísima carne de vaca. Filetón entre pecho y espalda con patatas (bravo porque no las pelan) y una ensalada juliana al más puro estilo americano.

Un lugar apetecible para disfrutar de la gastronomía americana sin probar una sola gota de ketchup.