viernes, 6 de mayo de 2016

Federal Café, mis desayu-comidas de domingo

Es uno de mis sitios favoritos. Es mi McDonalds, es mi "comida que me sobró de ayer", es mi camisa blanca ante la duda. Es el lugar donde recurro siempre que surge un plan. En Federal me podrás encontrar un sábado o domingo a eso de la 1 de la tarde. Federal es así, un lugar agradable donde leer un periódico o embarcarte en una conversación con Celia o Marina, es lugar donde te puedes encontrar a amigos de Juan, donde Jose María el dueño te pregunta qué tal andas y te busca mesa lo antes posible. Así es Federal.




NUTRICIÓN

¿QUÉ? Para ir y hacer desayunocomida saltándote la media mañana. No hay brunch pero te lo puedes montar tú en un periquete. Yo siempre (o casi siempre) me pido lo mismo. 2 tostadas de pan de pueblo, mi ración de cereales diaria, salmón por el punto de los omegas, aguacate por los ácidos grasos insaturados (los buenos, sí), un par de huevos por las proteínas y queso halloumi por tomarme un lácteo. Ah, y zumo de naranja por el chute de vitaminas gracias a la fruta.

¿QUIÉN? La verdad que la carta está bastante adaptada tanto a celiacos, personas que andan perdiendo peso, diabéticos, veganos, o incluso deportistas, porque hay buena materia prima en tema de proteínas. Los golosos encontrarán una amplia variedad de tartas hechas por ellos mismo, todo casero y artesanas. Y los vitamínicos se pondrán las botas con tanto zumo y smothie.

Situado en Pza de las Comendadoras 9, Madrid

martes, 3 de mayo de 2016

Bodegas Ysios, camuflaje entre montañas

Hace unos días, cuando la lluvia y las nubes sobrevolaban nuestras cabezas, decidí tirar millas para el norte y disfrutar de los días grises, entre vinos y platos de cuchara.
El lugar fue La Rioja. Logroño y su calle Laurel, sus típicas tapas curiosas y tradicionales cuanto menos (los nombres lo mejor) y una escapada para visitar alguna bodega a La Rioja Alavesa.

Pero para bodega, bodega, mimetizada con el paisaje, Ysios. Esas ondas que aparecías y desaparecían entre la niebla, esas ondas que se confunden con la montaña pero que tienen suficiente personalidad como para destacar, esas ondas de Calatrava, ¡esas ondas!








Por fuera parece una construcción de Lego pero a lo bestia. Es impresionante, es fuerte, y majestuosa. Imponente y a la vez tranquila, ondas, ondas y más ondas con un pequeño lago en la parte delantera que cuando hace sol refleja toda la estructura. Y si ves Ysios desde el cielo, simula una gigantesca copa de vino.








Por dentro unas cubas no especialmente grande pero con capacidad para hacer un gran vino del cual sólo sacan los años que sale muy bueno, una edición premium.
Lo curioso es la sala donde se encuentran las barricas con una humedad muy alta y con un humidificador que hace que la sala esté en penumbra y se te rice el pelo. Las barricas de roble francés, americano, y ojo al dato, ¡húngaro! Tras el tour por la bodega, quedaba lo mejor, la cata. Y no sólo por el vino, sino por lo bien montado que lo tienen.








Una cata entretenida y amena. No especialmente larga así que es apta para principiantes e incluso para los que no son amantes del vino, que pueden optar por el embutido, con control que sino a los demás se nos sube el alcohol a la cabeza.

Un gustazo poder visitar esta obra de arte entre montañas, gracias Ysios. 

viernes, 29 de abril de 2016

La ensalada no siempre es verde

¡Qué gusto que el calorcito se apodere de las calles! Es un placer ver el sol hasta las 9 de la noche y disfrutar en una terraza con amigos tomándonos un refrigerio (como diría mi abuelo) mientras charlamos tranquilamente.
El calor nos hace no sólo cambiar nuestra forma de vestir, sino nuestra forma de comer. Empezamos por alimentarnos de forma más ligera, platos más sencillos y no tan elaborados como habíamos tomado en invierno, pero parece ser que los garbanzos si no es en cocido, pues como que no los tomamos, ¡y eso es un error! Tenemos que seguir consumiendo legumbres, sea la época del año que sea.

Lo mismo ocurre con las ensaladas, y de eso os quería hablar.
Cuando pensamos en verano, o en buen tiempo, nos trasportamos a comidas más ligeras como he comentado, como puede ser una ensalada, pero el problema viene cuando pensamos en ensaladas como algo verde, ahí es donde yo quería llegar.
La oferta de color y no precisamente verde, es muy amplia, así que vamos a dejar de lado la rúcula, los canónigos, la espinaca o la escarola, para potenciar otros sabores y colores. Vete eligiendo la oferta que te propongo de Deliveroo

Por ejemplo en Do Eat (poner en la nota de prensa que estas ensaladas las he realizado yo como nutricionista) podemos encontrar la ensalada Veggie que tiene como base quinoa, ese pseudo cereal del que tanto soy fan porque aporta proteínas, es bajo en índice glucémico (perfecto para diabéticos) y no contiene gluten por lo que los celiacos lo podrán tomar. Una base de semillas o cereales es una opción a la tradicional verdura de hoja verde.


Otro caso lo encontramos también en So Natural. Podemos optar por una pasta tricolor (que nos aporta energía durante el día gracias a los hidratos de carbono), con salmón y huevo cocido. No sólo nos aportarán estos 2 ingredientes proteínas de alto valor biológico, sino grasas “buenas”, grasas insaturadas, omega 3 y bastantes minerales.




Otra opción puede ser la de cuscús, en la que se incluye otro color, el rojo, gracias al tomate seco y al pimiento verde. Recuerda que por las vitaminas y los minerales, las verduras son necesarias en las ensaladas, porque si quitamos el verde tenemos que meter otra verdura.

También podemos optar por una ensalada de pimientos asados (sí, esos pimientos que tanto nos recuerdan a casa), con ventresca. En Toma pan y moja, nos ofertan esta ensalada que casa a la perfección por parte de ambos ingredientes.
La forma de cocinado de la verdura (en este caso asado), permite mantener casi intacta sus propiedades, y no nos aporta calorías extras como puede ser una fritura o un rebozado. Además de cara al buen tiempo, este tipo de ensaladas con un buen aceite de oliva, es de lo mejor que hay.

Así de fácil, nos olvidamos de la lechuga, y encontramos un arcoiris de sabores. No sólo hay que cuidar el cuerpo, sino también el paladar o sino se nos aburrirá. 


Si introduces el código COMIENDO8 al hacer tu primer pedido en Deliveroo
a los primeros 8€ vienen de regalo.

martes, 26 de abril de 2016

Patio del fisgón, el mejor plan con sol

Empieza a salir el sol y parece que vamos a guardar el paraguas, no sé si por mucho tiempo porque "en abril aguas mi", pero el poco tiempo que sea, yo no me pienso mover de una terraza.
Y hablando de terrazas, el Patio del fisgón ya tiene preparada la suya, aunque da igual el sol que haya porque lo que te puedes encontrar en el interior (jardín vertical incluido), es de lo más apetecible, así que si caen chuzos de punta, a mi que me pille dentro. Espero poder encargar muy pronto una mesa con esos azulejos...y que viva Portugal.






NUTRICIÓN

¿QUÉ? Desde unos rollitos de pato, hasta unos solomillitos con una buena salsa. Allí tienes una carta extensa y lo mejor de todo es compartir. Las pizzetas son potentes y las ensaladas bastante frescas, y sí, ¡tienen quinoa! Ya sabéis lo importante que es por sus proteínas, su bajo índice glucémico y su ausencia de gluten. Por otro lado, no os olvidéis de pedir un buen postre, y si no eres muy de postres, recuerda que tienen tabla de quesos.

¿QUIÉN? Un celiaco puede ir allí a tomar quinoa, en ensalada pero la puede tomar. Los que primen las pizzas o los sandwich en su dieta, encontrarán una variedad que va más allá de la pizza típica con tomate. Los que se mueren por una terraza, podrán disfrutar en plena plaza de unos bocados y unas buenas bebidas para matar la sed.

Situado en Plaza de Chamberí 2, Madrid