jueves, 11 de enero de 2018

Japanese Club, entre neones y sushi

Feliz año a todos. Vuelta a la rutina con esos buenos propósitos. Sí, seguro que perder kilos está entre ellos, pero no os voy a decir nada que después me llamáis pesado.

Mejor os cuento lo bien que se come en Japanese Club, un japonés en pleno barrio Salamanca. Luces de neón, mucho dorado y unos platos de lo más suculentos, así se presenta este japonés.










Empezamos con una tempura de gambas a la que siguió tataki de buey de morirse en el sitio. Estaba requetebueno, me quedo con este plato, no necesito probar más. Quizás el sésamo tostado que hacía un pequeño guiño al toque crujiente, o ese suave aceite que lo hacía más jugoso, no sé.








Ensalada de salmón marinado, nos va al pelo ahora después de las navidades. Plato completo y de lo más fresco. Unas buenas piezas de sushi y unos niguiris donde el de salmón con huevas pinta como el favorito.
Ojo a la sorpresa de los baos (de los que no soy muy fan, pero que hay que probar). Estos son de mollejas, y a pesar de no ser una persona muy puesta en la casquería, estos baos muy muy apetecibles, sabrosos y crujientes.




Finalizamos con un postre. Rollito de plátano con Nutella y helado. Un postre que estaba bien pero sin nada que objetar.

Situado en C/ Juan Bravo 11, Madrid  

lunes, 8 de enero de 2018

"La clave es aprender a comer", La Opinión de Zamora

La verdad que no ha podido empezar mejor el año. Este pasado sábado, día de Reyes, se publicaba en La Opinión de Zamora, una entrevista a doble página (y también en portada) donde tratamos temas interesantes como los alimentos Bio, enfermedades como la anorexia, o el cambio de hábitos alimentarios.

Me han hecho alguna que otra entrevista a lo largo de mi escasa vida laboral, pero nunca una tan interesante (está mal que yo lo diga, pero es la verdad), donde hablar no sólo de pérdida de peso o de las calorías de los alimentos.




Os adjunto el link porque no tiene desperdicio, la verdad que Susana Arizaga es una grandísima periodista. Sí, en la foto aparece un roscón, ya que no sólo porque se publicó el día de Reyes, sino porque leyendo la entrevista entenderéis muchas cosas, como mi forma de trabajar. 

lunes, 18 de diciembre de 2017

¡Correr es de valientes!, elmundo.es

Hace unos meses me llamaron de la redacción de elmundo.es para proponerme unos temas de nutrición y running, eso que hacemos todos hoy en día. El asunto pintaba muy bien porque era para 3 categorías, los que se inician en el tema, los que como yo corren un par de veces por semana y hacen alguna carrera popular, y los que son unos auténticos PRO de las maratones, tanto que más de uno que yo conozco, se coge un vuelo a NYC y se vuelve al día siguiente. Que queréis que os diga, prefiero irme a las fiestas de un pueblo perdido de la mano de Dios.




Gustos aparte, aquí os dejo los artículos para que le echéis un ojo y sé que a más de uno le vendrá muy bien. Consejo, si no sois corredores habituales, quizás no es la mejor época para iniciarse, el exceso de polvorones puede pasarnos factura, así que mejor el paseito después de comer y tan agusto.
Ahí va la dieta a seguir según el tipo de corredor que seas (pincha en el corredor):

Corredores principiantes

Corredores medios

Corredores profesionales

martes, 12 de diciembre de 2017

LUX, alta cocina con un guiño a Japón

LUX, nuevo sitio guay del Paraguay para ir en invierno. Está pared con pared con otro muy conocido, Amazónico. Un local cálido con diferentes ambientes y con buena mantelería blanca y copas de cristal de esas bonitas.
2 plantas de fusión donde puedes probar desde cocina japonesa hasta un buen pescado a la sal. Un salón abierto cuajado de columnas y unos balcones a la calle Jorge Juan. Me quedo con las ganas de ir de día la verdad, porque la luz que debe entrar por ahí debe ser una maravilla.










Empezamos tomando una degustación de sushi. Pescado excelente y fresco.
Continuamos con una especie de ensalada de tomate (rosa) y brotes. Pensando que ya no era época de tomates creí que no estaría muy allá el plato, pero ¡oye que plato!, y mira que es sencillo, pero la verdad que estaba realmente bueno. Otro plato interesante el papillote de bogavante con pesto, me hubiese comido 10.






Me da mucha pena que no se vea nítidamente el tartar de atún, pero realmente no tiene más misterio, un tartar aceptable pero sin nada que reseñar (perdonad por la foto, pero lo pongo todo, todito). Lo que sí hay que reseñar la costilla glaseada, ¡que maravilla! Venía sobre una yuca frita de la que soy muy fan y escasea mucho por los restaurantes. ¡Más yuca y menos patata!






No soy goloso, pero ojo a los postres, bonitos cuanto menos. Sorbete de cereza y naranja y el segundo una revolución de frutos rojos con crema puesto en una especie de hojaldre. Fué mi favorito por los frutos rojos, todo una declaración de intenciones en esta época. 

Situado en C/ Jorge Juan 22, Madrid