martes, 4 de agosto de 2015

Flavia, Italia meets Madrid

Muchos de los que me leéis seréis pro-comida italiana. Yo sinceramente no he sido educado en la pasta, en espaguetis, macarrones o lasañas, pero lógicamente la gastronomía italiana es algo más que pasta y algo más que burbujas rosadas.




Flavia se presenta como un restaurante italiano de calidad donde van italianos (eso te da confianza). Un lugar que recuerda a una casa de la playa con ladrillos y tapicerías relajadas. Mucha iluminación y un suelo que te quita el aire.




Para ir abriendo boca embutido italiano (mortadela siciliana) con grissinis, y como no podía faltar, un vino rosado (no Lambrusco) para pasar la comida y refrescarnos.




Para compartir, pedimos burrata con trufa y tomates secos aliñados con AOVE y pan de cristal. Me gusta mucho la burrata, que al igual que la mozarella la meten en una especie de piscinas transparentes donde las pescan...¡muy curioso! El toque "crunchy" por parte del pan de cristal me parece muy top.




Carpaccio con pimienta y parmesano. Estaba bueno pero me faltó un poco más de intensidad quizás.




Tagliatelle con crema de trufa y setas. Ya se sabe, en tema de pastas, los italianos la bordan. Me parece interesante pedir tagliatelle porque a pesar de ser más pasta (no es tan fina como el espagueti), puedes ver la calidad real de la misma. Trufa y setas siempre son buena elección.




Pizza diavola, con chorizo picante. Masa fina, buen embutido (entero) y una suavidad de salsas con toques picantes.




De postre, tiramisú, perfectamente ligado y en su punto. Atención muy didáctica, salió el cocinero a explicarnos cada plato y fue muy ilustrativo. Precio alrededor de 30€.

Situado en C/ Gil de Santivanez 2, Madrid

Consejo nutricional: La pasta es ese demonio para muchos nutricionistas que siempre quitan. Lo asociamos a dietas calóricas y no tiene porque. Se pueden hacer de mil maneras y de mil formatos con ingredientes interesantes. ¿Por qué no empezar con una ensalada de pasta?

viernes, 31 de julio de 2015

#gastrorecomendaciones Punk Bach

Lo que apetece con este calor es hacer vida fuera de casa pero con buena temperatura, es decir, ir a terrazas donde haya 25 grados como mucho. No me refiero a esas terrazas que escupen agua y si te pilla un rayo de sol te taladra la mesa no, me refiero a las que están acristaladas, refrigeradas como una nevera y puedes disfrutar de las vistas prácticamente al aire libre.




Eso es lo que nos ofrece Punk Bach, que ha abierto su terraza de verano que no puede ser más apetecible. Genial para ir a desayunar a primera hora de la mañana (por cierto, el tema tostada de salmón lo dominan bastante bien), tomarte un zumo, café, o este cruasán con jamón york y queso puede ser buenísima opción.
Llegó el día 31 de julio, mañana el cumpleaños de un servidor y comienzo de vacaciones, ¡todo llega!

miércoles, 29 de julio de 2015

La vaca y la huerta, el nuevo mar y montaña

El nombre de este restaurante viene a ser el típico "filete con ensalada" de toda la vida. Me encanta que por fin se abra un restaurante específico de este animal y además que esté incluido en el nombre, ¡esto es arriesgar!





Por dentro un local relajado de estética donde las cajas de verduras te las puedes encontrar como decoración por todo el restaurante, al igual que las fotografías con las partes de la vaca, siempre me ha encantado este tipo de fotos tan educativas e ilustrativas.




Bueno, apoyamos los culos en el asiento y empezamos a mover el bigote. Tomates de Almería, carnoso, con un buen chorrito de aceite de oliva virgen extra...un buen comienzo.




Para compartir, ensalada de burratina con pamplinas (la nueva rúcula) y tomate seco. Ojo al dato que para otoño vamos a sacarlas de cualquier parte cercana a los ríos, pero esta verduras de hoja verde tiene que estar en nuestros platos. Por cierto, la burrata no podía estar más cremosa.




Espárragos a la plancha con vinagreta de tomate y crema agria. Unos espárragos del norte, hermosos, sin hebras y muy grandes.




Alcachofas con aceite de arbequina. Se sigue postulando como la verdura estrella y mira que es un coñazo de limpiarla pero gusta a todo el mundo y no hace falta prácticamente "disfrazarla".




Huevos de corral con patata y trufa. Cuando un plato trae patata y huevo soy feliz, pero si a esto le añaden trufa pues más y si además está bueno...¡hasta con puntilla!




Steak tartar poco picante pero de muy buena carne, no esperábamos menos.




Sandwich de roast beef, para mi mucha cantidad y le daría una vuelta a los ingredientes ya que es complicado de comer y tampoco me emocionó tanto, es el único pero que le pongo.




Carne de autor, de vaca rubia gallega concretamente de lomo bajo. Los pimientos muy top, pimientos rojos asados, y también patatas. La carne es de vaca, del norte y eso se nota. Una carne tierna y jugosa sin nervios, el plato estrella de la casa.




De postre (también para compartir entre 3), tarta de queso que parecía flan. Muy bueno. Precio medio de la carta como 30€. Menú del día (3 en total) desde 12€ hasta 20€ con entrecot. Buena atención.

Situado en C/ Recoletos 13, Madrid

Consejo nutricional: La vaca, la carne de vaca, esa carne roja con bien de proteínas y alto contenido en minerales como el hierro o el zinc. Es de los pocos alimentos que contiene vitamina B12 así que solo puedo decir que me dan mucha pena los veganos, ¡lo que se pierden!

lunes, 27 de julio de 2015

El Pimpi (Málaga)

El Pimpi es a Málaga, lo que Café de Chinitas a Madrid, flamenquito, guitarras, unas palmaditas y mucho arte. ¡Ay que me arranco por bulerías!




Unas cerámicas anunciando el nombre del lugar acompañado de piedra y de ese color albero tan típico en el sur de España.
Pues si curioso es el exterior, el interior es típico, típico, típico andaluz. Unos patios, una vegetación, un olor a lugar casero, familiar, con encanto. Mucha ambiente, lleno hasta la bandera donde tranquilo no vas a estar, ¡aquí hemos venido a cantar!




Y si ya me querian dar en el gusto, ¿qué mejor que los carteles taurinos? Soy forofo de los toros, más que de los toros, de todo la burbuja que los rodea, ese arte, la cartelería, el griterío de la gente. Carteles taurinos de 1951, carteles de flamencas de diferentes conciertos del siglo pasado, y mucha fotografía de esos personajes del mundo en general, desde a Antonio Gala, hasta Tony Blair pasando por Conchita Velasco y amigos, ¡qué típico es todo esto! Ahora sí, Spain Is Diffent.




Y si seguimos con lo típico, pues un exquisito salmorejo, con sus picatostes, con su jamoncito, sus huevos de codorniz...en su punto, consistente como debe ser y con un buen chorrito de aceite.Venga me mojo, ¡el mejor salmorejo que he probado!, ¡¡¡que siga corriendo el tinto de verano!!!




Opté por tomar unos minibocadillos de carne con pimientos (jugoso) y de anchoas con roquefort (fuerte e intenso). Buenas patatas fritas.



Y ya para remate final y fin de fiestas, unos calamares de lo mejorcito, con ese punto justo de sal, con un frito perfectamente hecho y suave a la vez que mínimamente crujiente...¡un espectáculo! Ya de paso sea dicho, cogí el plato de calamares y les ofrecí a un grupo de chavales que andaban tocando las palmas y echándose unos cánticos. A día de hoy me lo siguen agradeciendo, y yo a ellos que me invitaron a un chupito.

El trato a la carrera pero amable, acompañado de algún cántico espontaneo que hace esbozar alguna que otra sonrisa (en Castilla es que somos muy secos) y de precio en torno a 20€ si llega, vamos, que os lo recomiendo de calle.

Situado en C/ Granada 62, Málaga

Consejo nutricional: Zumo de tomate, gazpacho, salmorejo...da igual el plato que sea pero que lleve tomate y más ahora que es temporada y necesitamos licopeno para el cuerpo. Apuesta por cualquiera de estos platos fríos y déjate seducir por el tomate.