jueves, 2 de febrero de 2017

Sasha Boom, ¡vuelve la fusión!

Acabé el año yendo a este restaurante que no conocía, y prácticamente he empezado el año repitiendo, y es que Sasha Boom me parece un buen sitio para ir y repetir. Es cocina de fusión con base asiático peruana remasterizado. Lo mejor de todo, es que mezclan ingredientes imposibles y aún así les sale bien porque ninguno se enmascara. Esto es como ponerte pantalón de cuadros, camisa de rayas y jersey de lunares, todo de diferentes colores y que encima te salga bien.












Me quedo con su ceviche de leche de tigre que lo bordan a la perfección. Sí, ceviche, otro más, pero este no tiene desperdicio. La pizzeta libanesa con queso Halloumi me flipó porque siempre lo había tomado en ensalada. Ojo que los bao de cangrejo están bastante bien, y mira que soy muy poco amigo de los bao porque me parece algo simplón.

Tienen un buen manejo de los frutos secos (los usan en la mayoría de los platos) y es que desde el punto de vista nutricional eso es un plus. Como aplauso personal, bravo por el cilantro, porque me gusta y le da un toque al plato.








Unos buenos dumplings con una salsa (creo recordar de cangrejo) que estaba bien espesa y sabrosa, para meter una pajita ahí y absorber todo el plato. El plato de solomillo con verduras al estilo vietnamita muy bueno y grandiosa la carne, y si me tengo que decantar en esto, el arroz a banda de pato, fue un "buah", no sé si por el arroz verde, o la salsa alioli que llevaba...y bravo por meter nabo a un plato, ese gran olvidado.






En cuanto a los postres, siento mucho decir que me quedo con los monchis caseros. Sacaron un gran surtido de helados sorprendentes, o picarones peruanos que vienen a ser unos buñuelos para mi gusto un poco "bomba de relojería", pero me decanto por los monchis, me dejaron flipado.

Quizás debería reseñar los mejillones que los probé la vez anterior y que me gustaron, sobre todo por ese toque picante. Y poco más que añadir, si queréis un restaurante con sorpresas (y buenos cócteles) y un extra de especias bien puestas, Sasha Boom te está esperando, eso sí, con tiempo para disfrutar, que no es un restaurante de ventilarlo en una hora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada