martes, 4 de agosto de 2015

Flavia, Italia meets Madrid

Muchos de los que me leéis seréis pro-comida italiana. Yo sinceramente no he sido educado en la pasta, en espaguetis, macarrones o lasañas, pero lógicamente la gastronomía italiana es algo más que pasta y algo más que burbujas rosadas.




Flavia se presenta como un restaurante italiano de calidad donde van italianos (eso te da confianza). Un lugar que recuerda a una casa de la playa con ladrillos y tapicerías relajadas. Mucha iluminación y un suelo que te quita el aire.




Para ir abriendo boca embutido italiano (mortadela siciliana) con grissinis, y como no podía faltar, un vino rosado (no Lambrusco) para pasar la comida y refrescarnos.




Para compartir, pedimos burrata con trufa y tomates secos aliñados con AOVE y pan de cristal. Me gusta mucho la burrata, que al igual que la mozarella la meten en una especie de piscinas transparentes donde las pescan...¡muy curioso! El toque "crunchy" por parte del pan de cristal me parece muy top.




Carpaccio con pimienta y parmesano. Estaba bueno pero me faltó un poco más de intensidad quizás.




Tagliatelle con crema de trufa y setas. Ya se sabe, en tema de pastas, los italianos la bordan. Me parece interesante pedir tagliatelle porque a pesar de ser más pasta (no es tan fina como el espagueti), puedes ver la calidad real de la misma. Trufa y setas siempre son buena elección.




Pizza diavola, con chorizo picante. Masa fina, buen embutido (entero) y una suavidad de salsas con toques picantes.




De postre, tiramisú, perfectamente ligado y en su punto. Atención muy didáctica, salió el cocinero a explicarnos cada plato y fue muy ilustrativo. Precio alrededor de 30€.

Situado en C/ Gil de Santivanez 2, Madrid

Consejo nutricional: La pasta es ese demonio para muchos nutricionistas que siempre quitan. Lo asociamos a dietas calóricas y no tiene porque. Se pueden hacer de mil maneras y de mil formatos con ingredientes interesantes. ¿Por qué no empezar con una ensalada de pasta?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada