martes, 23 de diciembre de 2014

Punto MX, la estrella de la Navidad

La semana pasada tras la vuelta de Juan de Qatar, nos fuimos a Punto MX a disfrutar de la gastronomía más puramente mexicana de la mano del gran Roberto Ruiz, el artífice de todo este conglomerado que ha conseguido alzarse con una estrella michelín, el primer restaurante mexicano de Europa, ¡ahí es nada!




Punto MX es un restaurante de obligada visita, muchos amigos míos me habían dicho que no lo dejase pasar más y que era un "to do" del 2014, así que dicho y hecho.




Empezamos con margaritas con un toque picante, porque sí, sigo comiendo guindillas antes de acostarme, así que ya podéis presuponer el punto de picante de la cena.




Como aperitivo una sopa de tomate, caliente densa y con huevo a baja temperatura. Algo sano y sabroso para ir haciendo boca.





Los aguacates son una fruta muy nutritiva pero altamente calórica debido a sus buenos ácidos grasos. Me comentaron que en MX lo hacían en el momento, por lo que el espectáculo estaba servido. Una persona llega con un carrito que transporta toda la artillería para hacer el mejor guacamole que hayas probado. Ese es el valor diferencial, ¡que te lo hacen en tus narices! Y al finalizar preguntan, "¿quién lo prueba?", como si de un sumiller del aguacate se tratase, me encantó.




Continuamos con un aguachile rojo de lenguado y langostinos. Se puede considerar ceviche, se puede considerar mantequilla, con unos toques cítricos gracias a la lima y si no me equivoco con sésamo tostado...quizás es con el plato que me quede, y sólo llevo 2.




Ciertamente me quedaba con el aguachile porque la cochinilla pibil no la había probado. Estos panuchos son pequeños placeres de dioses con ese toque de asados caseros, con la textura carnosa y suave y sobre todo muy jugosa, pensé en pedirme más.




Tacos de atún rojo y almadraba acompañado de salsa de chile serrano y limón verde. Mucho contraste de sabor que toma protagonismo por parte de los acompañamiento del atún.




Para rematar la jugada, arrachera de Wagyu a la brasa, un perfecto fin de fiesta. Carne potente de sabor y perfecta para meter en las tortillas junto con los chiles. Me gusta la forma de presentación bien dividida por si a alguno prefiere tomarlo solo.




De postre una maceta dulce donde triunfa el café en polvo, es un postre de aroma, una cosa exquisita porque el olor es el fuerte en este plato.
La atención magnífica, agradable y atenta. De precio en torno a 75€ persona aunque depende según lo que pidas, merece la pena por esa merecida estrella.

Situado en C/ General Pardillas 40B, Madrid

Consejo nutricional: La comida picante o con un toque de alegría, nos ayuda a saciarnos antes y es una curiosa técnica que usa la gente que quiere controlar el peso, así que en estas navidades aduéñate del Tabasco y los chiles para guardar la línea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada