viernes, 10 de octubre de 2014

Only You, ¡vámonos de brunch!

Levantarte un domingo bastante tarde y no saber si desayunar, comer, o irte directamente al aperitivo...esos son los dramas de un domingo en el primer mundo. Pero menos mal que para eso se creó el concepto brunch, a medio camino entre el desayuno y la comida o la mejor solución para los perezosos.




Cuando el buen tiempo reinaba las calles de Madrid, y el caminar después de comer era algo habitual para bajar la comida, decidimos acercarnos al Only You, un hotel molón pero nada frío donde te sientes como en casa, acogedor, diferente pero muy cálido.

En la zona del restaurante, multitud de cristales y platos de Santa Clara que bien me recuerdan a los típicos ascensores de elegantes hoteles europeos de mediados del siglo pasado. Quizás esa lámpara me haga transportarme en cierta manera a Calder y a su obra, pero volviendo a la tierra, ¡centrémonos en la comida!







Un buffet bien repartido por todas las esquinas del restaurante, no como la típica chocolatada de pueblo donde todo está en la misma mesa. Distribuidos por grupos de alimentos o por la intensidad de los platos, donde lo dulce y lo salado están separados, donde las ensaladas de diferentes ingredientes están en un lado, separadas de la zona de aliños y "dipping", todo con una estética de "vuelta a los orígentes", ¡bravo por la organización con lógica!




Y a mi en estos casos lo que más me gusta es levantarme una y otra vez, aunque nada más sentarnos una copita de champán, que ya son las 12:30 de la mañana.

Hummus con zanahoria, zumo de tomate preparado, bolas de foie rebozadas de frutos secos, verduras a la plancha o buena variedad de panes con semillas donde extender tus mermeladas. Por supuesto una de las cosas que más me gusta tomar en los desayunos cuando salgo de casa es salmón ahumado, aparte del buen aporte de omega 3 y 6 que tiene este pescado, el combinarlo con alcaparras y queso de untar es genial para el paladar.




No puedo vivir sin un aporte proteico por parte del huevo todas las mañanas, y si viene acompañado de trufa y foie entonces no tendré más que decir.




El postre corre a cargo de Celicioso, mi amigo Santi lo ha hecho muy bien, y eso de ser celiaco puede traer sus frutos por otro lado. Tarta de limón, gominolas o muffins libres de gluten.

Atención exquisita, ambiente muy tranquilo y de precio 35€, una buena opción para este fin de semana.

Situado en C/Barquillo 21, Madrid

Consejo nutricional: El brunch es un invento inglés, una tradición que llevan a cabo sobre todo los fines de semana y realizan un ritual (cultural) alrededor de esta tradición. Un buen brunch, siempre tiene que ir acompañado de un buen paseo para bajar lo comido y tener energía para aguantar hasta la merienda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada