lunes, 12 de mayo de 2014

Lobbo, ¡algo diferente!

Primeramente pedir disculpas por las fotos, mi pobre iPhone 4 (a palo seco, ni S, ni C, ni nada), cada vez está peor, esperemos que los Reyes Magos traigan uno lo antes posible, jejeje.
La semana pasada, un variado grupo de blogueros gastronómicos, nos acercamos hasta Lobbo para degustar la carta. Mis entradas en el blog cada vez se parecen más a los comienzos de los informativos...¡pero dónde está el humor que antes tenía!




He de confesar que había estado un par de veces antes allí tomando tapas (muy buenas), pero nunca me llegué a imaginar todo lo que había detrás de todo eso, ¡me sorprendió gratamente!





Comenzamos con un vino blanco (en el tema del drinking) y unas croquetas de chipirones en su tinta, la mar de apetecibles y en formato catering, es decir, entera en la boca sin mancharte al morderla.
Pulpo con crema de patata y hojas fritas muy crujientes.




La sorpresa (entre otras), vino de la mano de estas piruletas de langostinos Kataifi que venían con soja en formato de frasco. Me pareció algo diferente que se sale de lo visto en muchos sitios. A perfumarse con soja este verano.
¡Pero que birria de foto por dios! Perdonadme.





Wok de verduras con gambón nada que objetar. Risotto de boletus con trufa y un curioso parmesano con mini-rallador, ¡otra cosa diferente! Rállate/cocínate este plato con un toque de queso. Me gusta que se empiece a potenciar los DIY (hazlo tú mismo en inglés), y que nos dejen meter un poco la mano en cocina.




Y para finalizar con los platos, un steak tartar con unas patatas hechas por ellos mismos muy especiales.




El postre divertido, ¡muy divertido! Unos tubos de pomada de mango y otro de frutos rojos. Para finalizar está muy bien, recuerda a las típicas pastas de dientes de los viajes, así que ya que estamos acabando de comer, ¡a lavarse los piños todo el mundo!




La atención excelente, tanto por el personal como por los chefs con los que pudimos hablar. Agradecer a Con El Morro Fino, por esta divertida foto en la que estábamos todos diciendo, "un pulpo, ¡un pulpo!".

Situado en C/ Gabriel Lobo 11, Madrid

Consejo nutricional: El queso parmesano es un producto que se usa como toque final para muchos platos. Lácteo con alto contenido en B2 o fósforo, aunque también calórico, destaca por sus proteínas muy beneficiosas en el desarrollo muscular.

3 comentarios:

  1. La foto del final claramente reza: estamos fatal de lo nuestro XD

    ResponderEliminar
  2. Oveja que bala pierde bocado.....¡que se enfría el pulpo!

    ResponderEliminar