viernes, 23 de mayo de 2014

#gastrorecomendaciones El juego del tupper en la oficina


A lo largo de la semana, el trabajo es el lugar en el que pasamos la mayor cantidad de horas, y es por este motivo por lo que la salud en él, se convierte en un aspecto crítico para todos nosotros.

Al hablar de salud, hablamos básicamente de dieta equilibrada, consumo adecuado de agua, actividad física y bienestar psicológico. Este último aspecto está relacionado con las altas cargas de trabajo, el ambiente laboral y el estrés, que repercutirán negativamente en el equilibrio emocional y mental.


*Imagen: www.dimequeesviernes.com


Por otra parte, existen fuentes de agua en el trabajo donde acudir regularmente para rellenar el botellín de agua o bien como excusa perfecta para desconectar un poco con algún compañero de departamento e improvisar una conversación de unos pocos minutos.
¿Y qué hay de la alimentación? Es aquí donde os propongo un juego que se está poniendo de moda en algunas empresas. Se trata de juntar un grupo de compañeros que habitualmente coman en el trabajo y valorar los tuppers con la comida que ha traído diariamente cada uno. Se pueden hacer varias calificaciones: por aspecto visual, por saludable y equilibrado, por original… Tantas categorías como queráis hacer, y de cada una debéis ser jueces del resto de participantes.

Así, a final de semana o de mes, la persona que haya sacado la mejor puntuación global (o la peor) podrá acceder a algún privilegio.
Este tipo de iniciativas, si se llevan a cabo desde la propia empresa incluso pueden asociarse a beneficios no económicos con los que aportar un plus de buen ambiente en la oficina, y de paso en la salud de sus trabajadores. Unas entradas para el cine, un día de fiesta, un cartel como empleado saludable del mes… de nuevo a la imaginación quedarán los premios o retribuciones no económicas que quiera dotar la empresa para fomentar la participación e integración del equipo.
Y es que todos tratamos de acudir a las fuentes de agua para cuidar nuestra salud, así como la mayoría llevamos tupper por cuestiones económicas y de control alimentario. Por lo tanto, ¿por qué no convertir estos buenos hábitos en un juego al que hacer partícipes a nuestros compañeros de trabajo?

Roger Llorens

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada