martes, 20 de agosto de 2013

Las hijas de Florencio (Santander)

El verano sigue, y esta vez desde Santander. Paseos por la playa, almejas, BNS, Cañadío, y muy buenos amigos, eso es venir por las tierras del norte como todos los años.




Las hijas de Florencio es un lugar donde predomina el mármol y los azulejos, donde los suelos de damero rojo llegan a despistar la vista del jamón de cualquier consumidor. Con aires de tienda gourmet, o simplemente de materias primas muy correctas, se mezclan las buenas latas, los buenos quesos y como no, las buenas tapas.






Desde un pincho de ventresca con pimiento rojo y su confitura, uno de jamón o el típico matrimonio de boquerón con anchoa, cosa que ponen aquí muy buena.

Pulpo exquisito aunque al ojo no sea tan espectacular, ¡gracias por no poner patata de relleno! Otra más de setas con jamón, foie y con melocotón por encima, lo de poner una parte dulce a estas tapas está bien para contrarrestar tanto producto potente en lo que a salado se refiere.




La atención correcta, muy a la carrera según como anden de aforo. De precio en torno a 15€ por persona y como no, las rabas de categoría.

Situado en Paseo Pereda 23, Santander

Consejo nutricional: Las rabas no dejan de ser pescado, algo correcto, pero la forma de hacerlas no es tan correcta. Importante el cocinado, tanto el rebozado como el aceite de freír. Una vez que todo esto sea correcto, sobre todo el aceite, ¡a disfrutar!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada