miércoles, 21 de septiembre de 2011

El Rincón de Antonio (Zamora)

En una de mis escapadas del mes de agosto, decidí ir con la familia, osea mi padre y mi madre, a comer a este restaurante situado en el casco antiguo de Zamora.

Entrada

Hasta este año contaba con una estrella Michelín que le ha sido arrebatada, no sé si justa o injustamente, lo que está claro es que cuando perdemos algo, intentamos esforzarnos más por volverlo a conseguir y en este caso, eso se nota.

Interior

Respecto a la decoración guarda una gran armonía exceptuando (para mi gusto) los apliques de luz, sé que le da una nota de color al ambiente, pero no sé si es el color o la forma pero no me gusta, aún así lo tienen todo ganado con esas paredes de piedra.

Sentados a la mesa

Tengo que decir que después de leer una extensísima carta, entre otras cosas de aguas y aceites, decidimos decantarnos por un menú degustación, ¡que nos sorprendan!

Venga, venga, venga empecemos a hablar de los platos, que es lo que más me/nos gusta.
Nada más sentarnos nos sirvieron un pequeño (y nunca mejor dicho) aperitivo a base de queso de oveja de Zamora, con crema de pera y nuez, muy buen bocado y sí, tengo que decir que el pimentón le daba ese aroma, lógicamente de Zamora.

Aperitivo

El menú consistía en lo siguiente: salmón relleno de queso de cabra con piñones fritos y salsa de membrillo, jugosísimo.

Rollito de salmón

Seguimos con pularda y mejillón (acabado en "ón" porque eran enormes) acompañados de salsa de ajo y mango. Estoy viendo mucho el mango en las comidas, da mucho juego y no desentona en ningún plato.

Buena combinación y buena salsa

Redoble de tambores porque este plato es de estrella del firmamento y no Michelín. Garbanzos de Fuentesauco (Zamora como no), con boletus al ajo arriero, aqui solo diré, ¡qué textura!

Garbanzos de Fuentesauco

Si todavía no teneis la baba encima del teclado, de esta se os cae seguro, carrillera de Aliste (Zamora, qué hermosa eres), con setas y reducción de vino de Toro (Zamora te queremos). La mejor carillera que he probado en mi vida, y tengo que reconocer que no es una carne que me guste, pero esto se te deshacía en la bocaaaahhhh.

¡Qué salsa!

No sé si es que me estoy motivando mucho escribiendo esta entrada, pero es que la cosa fue "in crechendo" ese día, esa es la sensación que tuvimos.

De postre (no sé si el orden es el correcto), helado de frutas con sopa de mora, piñones, crema de queso y chocolate blanco, estaba muy bueno, pero yo me sigo quedando con lo salado.

Postre

Lo que más me gustó a parte de la compañía, fue la buenísima combinación en los platos, no me gusta el dulce y el salado, pero aqui el matrimonío cuadraba a la perfección.
Muy buen servicio, rapidez exquisita (que en este tipo de sitios suele escasear) y sí, es un tipo de cocina modernista pero sin perder la cabeza, todo hay que decirlo, asi que un aplauso a Antonio que es el que dirige toda esta maquinaria desde los fogones.

El vino tinto, también de la tierra estaba bueno y me llamó la atención que en el café nos trajeron el brandy Torres en pulverizador, tonto de mi que casi me lo pongo encima.


De precio está más que bien, 32€ por cabeza (aprox), por lo que es una ocasión que no debéis perder.

Como curiosidad decir, que probamos un aceite que a mi me gusta mucho, y que lo he probado o mejor dicho puesto, en otra versión ya que mi madre lo compraba en formato crema de manos y que ya no lo encontramos, asi que si alguien sabe donde lo podemos localizar que lo diga por favor.


Señoría de Vizcántar

Situado en Rua de los Francos 6, Zamora

PD: Perdonadme, pero después de esto me tengo que bajar al bar a comprarme una pulga de jamón, no me aguanto.

1 comentario:

  1. Muy bueno y me gusta la vision tan clara del Zamoranismo y de sus productos

    ResponderEliminar