viernes, 9 de diciembre de 2016

Ebano (Barcelona)

Hace unas semanas me desplacé a Barcelona a un Congreso de nutrición (por cierto, bastante flojo para mi entender), donde pude disfrutar de mis amigos que hacía meses que no veía y patearme la ciudad condal a la que no iba desde hacía un par de años. El tener una hipoteca ha hecho que mis viajes no vayan más allá de la M30 en los últimos 2 años, ¡ay si llego yo a saber esto!






Al caso, que quedé a comer con mi amiga "londinense" Montse (a estas alturas ya debe tener a Bruno entre sus brazos) y ella, que al igual que su familia es muy gastro, me recogió en la estación de Sants y me llevó a comer a Ébano en Bellaterra. Un sitio agradable, con mucha luz y con 4 cosas de decoración. Lo mejor de todo es el magnífico producto que allí sirven. Primerísima calidad donde tomar unas buenas tapas y unos segundo que de verdad te dejan sin respiración, y sino, para muestra un botón. El espectacular (y digo espectacular porque puede que esté en mi top 3) cordero que allí probé. Crujiente, sabrosísimo y cero manipulado. Con la grasa justa pero sin empalagar, una diversión para los sentidos. Si tenéis oportunidad de ir, no dejéis de probarlo, palabra. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada