lunes, 13 de julio de 2015

La Dominga, ¡la abuela se revoluciona!

Si estás por Malasaña, te habrás encontrado con multitud de restaurantes monos, estoy de acuerdo. En La Dominga, aparte de encontrarte eso, descubres una curiosa carta de fusión con toques de guisos muy tradicionales y de toda la vida. Es decir, como si el nieto se hubiese puesto a cocinar con la abuela.




Por dentro un lugar donde lo que más llama la atención son las luces y lámparas del lugar, como estas en la barra que no son más que los escurridores de nuestros antepasados, ¡coged ideas y este verano visita a la casa del pueblo!





A mi que me pongan un poco de pan y aceite me parece puntazo, ¡más natural que unas patatas fritas!, por lo menos más saludable desde el punto de vista nutricional. Y aparte para picar, unas croquetas de boletus y trufa muy top.




Continuamos con unos entrantes a base de bao (pan japonés) relleno de tartar de salmón, yogur de pepino, kimuchi y brotes. Un plato japogriego que me pareció curioso y fresco.




En lo que respecta a ensaladas, nos tomamos una con base de lechuga (yo lo cambiaría porque no soy yo muy de lechuga, desde el punto de vista nutricional), con pollo especiado, tomates secos y una salsa de yogur con semillas de amapola. Bien por los ingredientes pero cambio la base por espinacas por ejemplo, ahí va mi sugerencia.




Tataki de atún almendrado, kimchi, tartar de mango y mayonesa de wasabi. Un plato de pescado fresco apto para esta época del año.




Rabo de toro estofado al vino tinto, desmigado sobre puré de patatas trufado. Era un plato de lo más jugoso, un guiso de toda la vida, de carne, con su salsa y su patata, y en este caso también la trufa.




Acabamos con postre también refrescante, lima pie con helado de coco y confitura de gengibre. Con lima mucho mejor, ¡más ácida!

La atención correcta y el precio en torno a 25€. Te encontrarás un ambiente joven y desenfadado donde comer o tomarte algún bocado por la zona.

Situado en C/ Espíritu Santo 15, Madrid

Consejo nutricional: El pan bao, es un pan japonés hecho al vapor. Quizás más insípido comparado con los que comemos, pero mucho más saludable ya que guarda mejor las propiedades nutricionales. ¿Y si empezamos a hacer hamburguesas con este pan?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada