martes, 3 de marzo de 2015

Siniqual, un poquito del Mediterraneo

Hace unos días fuimos a Siniqual, un sitio despejado, dividido en 2 plantas y con una iluminación natural que es una auténtica gozada, no me quiero imaginar este espacio en primavera verano con esa luz...¡un placer!




Por dentro mesas altas y bajas y sillas de oficina de colores que les da un toque divertido entre tanto blanco. Espacio abierto donde brillan por su ausencia los manteles porque los mantelitos son las nuevas "mesas vestidas de hilo blanco".




Nada más posar el culo en la silla, un aperitivo a base de carrillera con patatas. Un buen bocado potente para ir abriendo boca.




Lomo alto de vaca confitado en carpaccio a la pimienta negra y sal maldon. Bravo por estos platos, bravo por un buen chorrito de AOVE, y por ponerle rúcula que le da ese toque amargo al plato. Me encantó.




Milhojas de berenjenas con tomate, mozzarella, queso parmesano y albahaca. Una forma diferente de tomar una lasaña crujiente, y el queso aparte mola porque no enmascara sabores si no quieres.




Musaka, ¡musaka! Por fin he vuelto a probar una buena musaka tras años que la comí en Grecia, y es que en los restaurantes griegos de aquí de Madrid, ninguno la hacen como es debido. Por favor si conocéis alguno, aparte de Siniqual (que está muy buena), háganmelo saber. Gracias.




Continuamos compartiendo un risotto carnoroli con boletus y trufa negra, mucho aroma por parte de la trufa, pero os tengo que confesar que no es arroz, sino una especie de pasta, un falso risotto del que soy muy fan, como ya dije en Ten con Ten.




Raviolis rellenos de alcachofas con almejas y tomatitos cherry. Una manera diferente de disfrutar de pasta. Jugosidad por parte de las alcachofas y sobre todo muy sabrosas.




Mini hamburguesas de secreto ibérico, foie-gras (bravo por este ingrediente), hojas de roble y reducción de Ferrari Brut, bien por poner algo más allá de las reducciones.




De postre nos tomamos para compartir también, crema de queso con chocolate blanco y frutas del bosque y también una espuma helada con pasas, avellanas y bizcochitos amargos.
Atención educada, atenta y un plus que el chef te saque los platos y te los explique. De precio en torno a 30€ cabeza.

Situado en C/ José Ortega y Gasset 73, Madrid

Consejo nutricional: La musaka es un plato tradicionalmente griego que contiene la mayoría de alimentos que se necesitan en una ingesta. Quizás llegue a ser calórico, pero al estar hecho al horno es mucho más saludable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada