lunes, 17 de febrero de 2014

Namo, vuelve la guerra de Vietnam

Desde que estuve hace 7 años en Vietnam, no había vuelto a ingerir ningún tipo de alimento de aquel país "de cuya guerra no me quiero acordar". Comí francamente mal y el tema gastronómico no lo recuerdo con mucho cariño como lo mejor del país.




Quedé con mis amigos y cuando me dijeron que habían reservado en Namo (restaurante vietnamita), se me pusieron los pelos de punta, pero después me dije "Guillermo tranquilo, es un vietnamita occidentalizado, seguro que hasta a las papadum le ponen Pedro Ximénez".




La cosa empezaba bien, cervezas de la tierra (de allí), unas papadums, y mucha salsa.




Pero llegó el momento de enfrentarme a la realidad, los palillos, mi plato y yo...¡me tuve que encomendar al picante! No quería recordar el más mínimo sabor de allí.




Y empezó el desfile de platos. Os puedo prometer, que ha sido la primera vez en mi vida que no he abierto la carta para pedir, les dije a mis amigos que me fiaba de ellos y que hiciesen lo que les diese la gana. No defraudaron.
El nombre de este plato, lógicamente no me lo sé, pero era una especie de pescado rebozado con salsa agridulce. Apto.




Continuamos con otro plato -cuyo-nombre-no-lo-sé- a base de pollo con curry y arroz. Más apto todavía.




Rollitos de pseudo-gulasdelnorte con zanahorias y gambas. Menos 10, además estaba frío y no había por donde cogerlo, ¡ah sí, que yo me había encomendado al picante! Tabasco que te crió.





Y para acabar, algo con carne. Me recordaron mucho a las costillas que te ponen en los Fast Food con salsa barbacoa...vamos que me río yo de la comida vietnamita en Londres. Cené bastante bien, para que os voy a engañar, lógicamente la comida muy "maqueada", ni color con lo que comí en aquel país guerrero.
Servicio correcto y un ambiente tranquilo, el mismo que viví en los cuchitúneles cuando estuve en Ho Chi Minh (ironía). Precio 12 libras (15€).

Situado en 178 Victoria Park Road, London

Consejo nutricional: La mayoría de las verduras que acompañan a los platos en países asiáticos vienen sin cocer, crudas prácticamente. Esto lo hacen para conservar las propiedades intactas del alimento, ya que en los diferentes cocinados se pierden muchas vitaminas y minerales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada