miércoles, 30 de enero de 2013

Diabluras (Salamanca)

He hablado tanto de restaurantes en Madrid y Zamora en general, que al final se me ha olvidado hablar de nuestros vecinos los charros.
Impulsado por mis primos y mis amigos, decidimos ir al Diabluras, que si id allí, que es un gastrobar muy bueno, que si tal que si cual...yo sin rechistar allí que fui, ya me conocéis.




Por fuera no tiene el aspecto de bar, vamos que me lo pasé de largo. No sé si por la cristalera con tanto cartel o decoración o quizás por el reflejo, y no os riáis porque así me ha quedado de mal la foto.




Por dentro una gran barra a la derecha que va hasta el final del bar. Allí se mezcla el mármol con la madera blanca y con la gran variedad de lámparas, fijáos si vais un día porque es curioso.




Recomendados por la camarera y propietaria, nos pedimos 4 tapas. Éramos 4, así que cada uno elegía una. Yo pedí foie al Oporto con mango. Tuve muy buen ojo porque estaba exquisita, eso sí, al final me tocó compartir con el resto.




Pedimos también fideo negro hecho con la tinta del calamar. Nos (les) echaba un poco para atrás este plato, pero yo les comenté que iba a ser muy sabroso, y en efecto, sabroso, y abundante.




Como no podía ser de otra manera el ir con mis primos pequeños (4 años más pequeños que yo, no os vayáis a creer) pues es lo que tiene, quien con niños se acuesta mojado se levanta, o lo que es lo mismo, hamburguesa ibérico-morucha. Estaba bien pero no me acabó de gustar, ¡mejor! así puedo disfrutar más del foie (je je je).




Y por último, una pluma ibérica con base de tortilla. La combinación estaba muy buena, se potenciaban más los sabores, gracias sobre todo a la pluma. La cebolla es un plus a todos estos platos.

He de decir que nos invitaron a un rico postre pero que tonto de mi se me olvidó fotografiar.




De beber nos tomamos Matsu, un tinto de nuestra tierra (Toro). La atención si que fue exquisita y agradable. De precio en torno a 18€ entre 4 personas, muy bien de precio pero está claro que con esto no comimos.

Situado en C/Pozo Amarillo 6, Salamanca

Consejo nutricional: La pluma de cerdo es una parte suave y jugosa que prácticamente se puede comer cruda. Complicada de conseguir porque de cada cerdo salen apenas 100 gramos de pluma y se sitúa digamos que en el "cogote" del cerdo. Estas interesantes clases de anatomía las aprendí en las jornadas gastronómicas que hacen los de Sagardi, ¡qué gran equipo!

1 comentario:

  1. Wow !!! Vaya sitio, no???

    Un ArnyFan tuyo!

    Un ArnyBeso enorme!

    ResponderEliminar